Sobre mí

Mi nombre es Silvia Edo
y soy una enamorada de la vida

 

Para mi la palabra “En Amor Darse” (enamorarse)  supone estar conectada a todo y a todos desde la energía de Amor, que es la que vibra en la esencia de todas las cosas.

Me pasé más de 40 años sumida en una melancolía profunda, a pesar de que la vida me trataba bien, algo estaba apagado dentro de mi. 

Lo que estaba apagado era mi corazón, que es esa llave que te permite, cuando la accionas, conectarte a la vida desde el Amor.

Cuando lo hice, y aún lo sigo haciendo, mi percepción del mundo cambió. La sensación de soledad desapareció, el miedo desapareció, la tristeza, la culpa… la sensación de estar separada de todo lo que me rodeaba, desapareció.

Siento que somos muchas las almas que sabemos, porque así lo tenemos grabado en nuestro akash o historia del alma, que se puede vivir de otra manera. Que hay otra mirada disponible que está esperando simplemente a que demos el permiso.

Muchas veces me preguntan qué hay que hacer para vivir en el Amor. Siento que sólo hay que hacer dos cosas, dar el permiso y soltar lo que creías ser, para ponerte al servicio del Corazón/Amor/Universo/Dios/Diosa.

Cuando lo haces, el Universo empieza a traerte nuevas experiencias, nuevas personas, que te van a conducir inevitablemente a experimentar la versión más elevada de tu Plan de Alma.

Y esa es mi misión, ayudar y enseñar a los demás a vivir en el Amor, a raíz de haberlo hecho yo y seguir haciéndolo cada día. Porque el Amor es infinito, igual que el Universo, y no hay un final, no hay un tope, no hay un límite.

Supongo que en el momento que nuestras almas regresen al origen del que partieron sentiremos que se cerró ese ciclo de Amor. Aunque estoy segura de que se iniciará otro.

Todo en el Universo es infinito. 

Desde ahí, estoy especialmente enamorada de la experiencia del alma, de todo lo que como almas hemos ido experimentando en cada una de las vidas, en este y otros planetas.

Y por supuesto de la sabiduría que fuimos adquiriendo en cada una de ellas. De ahí que ayude a las personas a activar/recordar de nuevo sus dones de alma en las sesiones ADA. Las capacidades que traen para expresar y que son una herramienta preciosa para vivir en el Amor y conectarse a esa energía.

También, siento un vínculo de amor y profundo respeto por la figura de la mujer, a través del Sagrado Femenino, y de acompañar a las mujeres a que descubran el regalo que traen no sólo en su corazón si no también en su útero.

En este sentido, trabajo las sesiones de Sanación de Útero y Alquimia Emocional y el maravilloso Curso de El Alma de la Sacerdotisa que te adentrará en un profundo reencuentro con los arquetipos de la sacerdotisa, la chamana y la sabia.

Siento que en lo más profundo de mi alma, hay una veneración especial por la energía femenina, por la Diosa, que ha sido olvidada durante siglos para resurgir ahora de nuevo con fuerza. Mi compromiso es con ella y con la expresión que se da de ella en cada mujer.

Por supuesto también en su expresión de la Madre Tierra. 

Otra de mis pasiones es el trabajo con energía y con cristales de cuarzo y de Andara. Siento que en este momento, se está invitando a muchas almas, que simplemente así lo eligieron, a recordar formas de trabajo a través de la energía.

 Todo en el Universo es vibración, todo es energía. 

Acceder a esos planos, leerlos, poder modificarlos para equilibrarlos, para expandirse… es toda una experiencia.

 De ahí que haga workshops mensuales en los que enseñe a las personas que así lo deseen a trabajar con la energía desde sus propias habilidades innatas, sin dogmas, reglas, ni doctrinas más allá del ir abriéndose al regalo que llevan dentro.

 Confieso que Amo mi trabajo profundamente, que no es un trabajo, realmente es una forma de vida, la que más paz y amor me ha regalado de todas las que he experimentado. De ahí que invite a todo el mundo a que experimente, a que siga buscando su forma, su espacio, su hogar interior.

 

Sólo ahí nos encontramos y nos hacemos Uno.

gracias

¿Te resuena?

Aquí encontrarás mis ofrendas